Inicio Miguel Angel Estrella

Miguel Angel Estrella

 

 

Pianista argentino de fama internacional, nacido en la provincia de Tucumán. A los 12 años descubre su vocación escuchando en Tucumán el concierto en Mi menor de Chopin.

La base de su formación musical la recibió en Buenos Aires, especialmente con Celia  de Bronstein, Orestes Castruonovo y Erwin Leuchter. Perfeccionó su arte en Francia, Bélgica e Inglaterra; donde Vlado Perlemuter, Yvonne Loriod, Marguerite Long serán sus maestros. El pianista reivindica fundamentalmente los tres años de trabajo con Nadia Boulanger, en París (1969 - 1972).

Por sus convicciones éticas su actividad artística siempre fue paralela con su labor de músico social; así comparte presentaciones en las mayores salas y teatros del mundo con conciertos de solidaridad con jóvenes de barrios carenciados, comunidades indígenas, trabajadores y campesinos pobres.

Su labor al lado de los más humildes y desfavorecidos lo puso en el ojo de la tormenta en los años de la última Dictadura Militar y fue secuestrado en Montevideo en 1977 y recién fue liberado en 1980, gracias a una campaña Naciones Unidas, el Vaticano, la Cruz Roja Internacional, organismos de Derechos internacional apoyada por las Humanos y sobre todo una impresionante movilización de sus colegas músicos en el mundo entero.

En reconocimiento a la música y a los músicos que le permitieron recobrar su vida de hombre libre, Miguel Angel Estrella  fundó el 10 de diciembre de 1982 el movimiento humanitario internacional "Música Esperanza" organismo internacional de Derechos Humanos  cuya vocación es la de poner la música al servicio de la comunidad humana y la dignidad de cada persona, de defender los derechos artísticos de los músicos y de ayudar a los más humildes y a los desamparados a través de la música.

Música Esperanza tiene filiales en  Argentina, Italia, Estados Unidos, España, Francia, Bélgica, Suiza, Bolivia, Uruguay, México, Burundi, etc.

Desde 1992 "Música Esperanza" es una ONG reconocida por la UNESCO. Miguel Angel Estrella realiza un centenar de conciertos por año  en Medio Oriente, en Africa, en los Países del Este Europeo, y a través de sus "Dos Patrias" Europa y América Latina. En todos lados le brindan un recibimiento caluroso, tanto en el Teatro Colón de Buenos Aires como en la salle Pleyel de París, en los Centros de jubilados, las cárceles, en las escuelas, las fábricas ,el campo…

Tuvo muchas distinciones internacionales entre las cuales el Ministerio de Cultura Francés le dio el de "Comendador de Artes y Letras",  las Universidades: Charles De Gaulle, Católica de Lovaina y Nacional de Tucumán le dieron la distinción de "Doctor Honoris Causa". El gobierno francés le otorgó la "Legión de Honor". Es "Embajador de Buena Voluntad" de la UNESCO desde 1988. En diciembre de 2000 las Naciones Unidas a través del Alto Comisionado para los refugiados le entregaron el Premio "NANSEN" por su infatigable lucha por los derechos humanos.

En 2002 el Rey de Marruecos le otorgó el Premio de la Paz por su labor a favor de la infancia. En estos últimos años, sus frecuentes viajes a Medio Oriente le permitieron crear la Orquesta para la Paz, con 40 jóvenes pertenecientes de las tres religiones de hijos de Abraham (cristianos, musulmanes y judíos).

Desde 2004, ocupa el cargo de Embajador Argentino ante la UNESCO.

 


 Premios  y distinciones:

  • Fondo Nacional de Las Artes, año 1960.Primer Premio Beca de Estudios.
  • Fondo Nacional de Las Artes, año 1961 Primer Premio Beca Europa.
  • Subsecretaría de Cultura de la Nación,  año 1959. Primer Premio Jóvenes Pianistas.
  • Mozarteum Argentino, año 1964. Primer premio Piano.
  • Nozarteum Argentino, año 1967. Primer Premio, Piano.
  • Concurso Barcelona, año 1968. Primer Premio, Piano.
  • British Council, año 1968. Ganador concurso Música para Piano.
  • Ministerio de Educación de Francia, año 1969. Preio al Mejor Becario Extranjero.
  • Embajada de Francia en Buenos Aires, año 1967. Primer Premio rubro Música. Beca.

  • Doctor Honoris Causa de la Universidad De Gaulle, Francia.
  • Doctor Honoris Causa de la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica.
  • Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Catamarca, Argentina.
  • Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Tucumán, Argentina.
  • Profesor Emérito de la Universidad Nacional de Lanús, Argentina.
  • Doctor Honoris Causa Universidad de París, 2005

  • Comendador de la Legión de Honor. Ministerio de Cultura de Francia.
  • Premio  a la Acción Solidaria, Ministerio de la Juventud, Francia.
  • Orden del Cedro. República del Líbano.
  • Legión de Honor, Francia.
  • Premio Nanssen de la Paz,2002, Naciones Unidas.
  • Premio de la Pz, Marruecos 2002.
     
  • Personalidad del año en Francia, año 1980.

  • Premio del “ Tribune du Disque”, año 1980 y año 1983. Mejor intérprete den Francia. Mejor intérprete de Beethoven y de Brahms.
  • Embajador de Buena Voluntad de la UNESCO, desde 1988.
  • Embajador Argentino ante la UNESCO, 2004.


Opiniones profesionales:

En una encuesta sobre escuelas pianísticas del Siglo XX, realizada por la revista francesa "Le Monde de la Musique", Estrella es considerado como el heredero natural de Dino Lipatti y Clara Haskil. Sus grabaciones con obras de Bach, Brahms, Chopin y Beethoven son consideradas como versiones de referencia

Un comentario de Alain Lompech, crítico de "Le Monde" de París dice: ”Sus manos grandes y poderosas se funden en el teclado como las de un padre sobre la cabeza de sus hijos. Me imagino que Yves Nat tenía esas mismas manos, capaces de conducir toda música a la vida. Estrella toca y Haskil, con una perfección y una humildad que hacen su  mensaje cada día más necesario"

Alfredo Leuco escribió en “Página 12” de Buenos Aires: "Miguel Angel  no es una estrella fugaz de esas que dicen toco y me voy. Miguel Angel es una de esas estrellas que toca y se queda a vivir para siempre en el corazón de los humildes. Porque anda recorriendo el mundo como parte de una constelación  que ilumina la solidaridad con los que menos tienen y con los que más necesitan. Miguel Angel Estrella debería ser una especie de lucero del alba para los argentinos. Un ejemplo que ilumine en las noches más oscuras."

Carol Bergeron "Le Devoir" de Montreal: "Sería poco decir que se trató del más bello concierto del año. El reencuentro del famoso pianista argentino Miguel Angel Estrella con el público de Montreal, resultó un raro momento de comunión musical. Tender un puente sobre el abismo que nos separa, suspender el tiempo, alejando las fronteras de la muerte, hacer surgir la música del silencio, estar tan cerca de la respiración del compositor como de la del público. He aquí el colosal y maravilloso desafío de un intérprete y uno de los más grandes de nuestro tiempo que es Miguel Angel Estrella, lo hace con una modestia inconmensurable".

Charles Philipon de “Le Soir” de Bruselas: "En Estrella, hay sobre todo una interioridad musical amasada con emoción y simplicidad. Una forma de decir que es fervorosa y sin artificios. Una música que es testimonio elocuente de la esperanza que ha guiado siempre los pasos de Estrella: contra la injusticia y las fuerzas del mal".

Juan Carlos Montero en “La Nación” de Buenos Aires opina: Un pianista de verdad. Fue una grata sorpresa escuchar el programa. La sensación de que Estrella había desaprovechados sus dotes naturales a lo largo de una vida marcada por episodios poco gratos y dolorosos, con pérdida de tiempo al dedicarse a organizar filiales de Música Esperanza, quedó borrada de una plumazo.

Ahora se advierte al artista que conoce en profundidad todos los lenguajes y estilos. Se trata de un pianista completo.  Estrella convoca a un público no habitual a las salas de conciertos y genera una actitud cercana a la devoción mística, adhesión espontánea y cariño que se hace contagioso y provoca llamativa paz espiritual.

¿Existirá alguna razón valedera para no compartir sus ideales? Ciertamente, no. Por el contrario su obra es la de promover a jóvenes valores, hacer que la música llegue de manera sencilla, sin acartonamientos, sin aparatosidad, con humildad y en lugares recónditos, pero con respeto y jerarquía musical.

Quedan interrogantes sobre Música Esperanza, quizás una obra altruista desconocida en su justa medida, quizá poco difundida, quizás el motivo de cierta resistencia anacrónica.

Ernesto Sábato : A lo  largo de mi vida en pocas personas he visto conjugarse de tal modo la excelencia del arte y del amor como en Miguel Angel Estrella. El genio con que recrea las obras supremas de la música nos estremece el Alma. Reconocido como uno de los más grandes  pianistas del mundo, su arte no ha quedado limitado a los teatros importantes de Europa y América, porque su pasión por lo humano lo ha impulsado a llevar la gran música a los lugares más desamparados de la tierra, en un afán que considero sagrado. Nuestra vieja amistad es para mí motivo de profunda alegría y gratitud."

Gérard Abrial-Ed. Bayard -Opera de Avignon, 3 de marzo de 2009

Su piano, única arma de Miguel Angel Estrella

Bajo sus dedos, los Preludios de Bach o Chopin no son sólo los Preludios de Bach o Chopin. Lo que no quiere decir que suenan mejor o menos bien en nuestros oídos que aquéllos interpretados, por ejemplo, por Martha Argerich o Daniel Barenboin, sus célebres compatriotas argentinos. No. Cuando aparece Miguel Angel Estrella llega hasta nosotros otra dimensión de la música totalmente diferente. No la música como arte sino como arma.

Y nuestra escucha se modifica forzosamente. No se concentra más sólo en la pura calidad de la interpretación de un músico, la exactitud del fraseo, la pertinencia de un rubato, la estabilidad de su tempo… sino en el potencial político, social, cultural de la música. Otra escucha, otra mirada, otra reflexión.

La música es el viático de este hombre. E incansablemente este hombre toca para denunciar, alertar y, a veces, aliviar.

Cuando este cruzado, pequeño pero sólidEo, frágil pero tan temerario, parte en misión, sus partituras se transforman en evangelios.

Los intérpretes del temple de M.A. Estrella o del lamentado Yéhudi Menuhin son escasos. En nuestros días, otro músico “absoluto”, Daniel Barenboïm, espíritu y alma de la Orquesta West-Eastern Divan, dirige los mejores jóvenes músicos de los países implicados en el conflicto de Medio Oriente. Pero es M.A. Estrella quien abrió el camino al crear en 1989 la Orquesta para la Paz en Medio Oriente.

Estrella interpretó el Preludio en ut menor de Chopin, aquél cuyos últimos acordes suenan como un tañido fúnebre. Luego, al final de su programa, hizo un bis, aún más lento, más elegíaco, en ese tipo de silencio de plomo que produce un nudo en la garganta. Ese silencio sobre el cual Yéhudi Menuhin decía que era la condición indispensable en la música.

Sólo los más grandes artistas son capaces de hacer oir estos silencios.


"Miguel Angel Estrella es un músico nato, su interpretación se caracteriza por una enorme economía, una potencia contenida, un gusto infalible, una absoluta autenticidad y un rechazo del énfasis. Miguel Angel es un admirable pianista, pero es también y ante todo un poeta”.

Nadia  Boulanger